Puertas correderas

Las puertas correderas son la solución perfecta para amueblar tus habitaciones combinando estilo y la necesidad de ahorrar espacio a través de soluciones de diseño funcionales. Ancladas al techo, ocultas o ras de la pared, las puertas correderas Barausse pueden personalizarse en el acabado de las hojas y gracias a diversos mecanismos de abertura.

Puerta corredera exterior Fila

La puerta corredera exterior Fila se caracteriza por un exclusivo mecanismo corredizo que permite que la puerta se mueva de forma invisible en la pared. La puerta se convierte en un panel que se desliza casi mágicamente sin carriles visibles. Es perfecta para puertas lacadas, pantografiadas y ricas en detalles estéticos que, de esta forma, destacan aún más.

Puerta corredera Volta con cubre guía

Volta es un modelo de puerta corredera anclada al techo extremadamente y flexible: en la versión con cubre guía, se caracteriza por la presencia de un carril aplicado al techo y cubierto por un perfil especial combinado con la hoja.

Puerta corredera Volta sin cubre guía

La puerta corredera Volta, en la variante sin cubre guía, está completamente integrada en el techo a través de un carril empotrado sobre el que se desliza la hoja. Esta solución requiere obras de mampostería y es especialmente adecuada en el caso de puertas correderas de cristal o aluminio.

Puerta corredera oculta o pared interior

Las puertas correderas ocultas están formadas por una hoja, un marco de madera y una caja metálica empotrada en la pared, dentro de la cual desaparece la hoja. De esta forma, el volumen es mínimo y es posible ahorrar espacio dejando las paredes completamente libres.

Puerta corredera oculta doble

Las puertas correderas interiores dobles son la mejor solución para separar grandes espacios de forma flexible. De hecho, en un simple gesto, es posible dividir dos habitaciones como si hubiera una pared real, o volver al espacio abierto.

Puertas correderas a ras de pared

La puerta corredera a ras de pared es la solución ideal para quienes buscan una limpieza estética extrema: no tiene montantes ni tapajuntas y se instala con cajas metálicas en el interior de la pared que permiten que la puerta desaparezca por completo. Se puede realizar en grandes medidas y con diferentes tipos de puertas.

Puertas correderas a ras de pared doble

Las puertas correderas a ras de pared doble son perfectas para dividir grandes ambientes a la vez que potencian la limpieza estética de los espacios y los acabados de las hojas. También en este caso, la puerta desaparece dentro de la pared gracias a las cajas metálicas incrustadas en la pared.